Edición 2022 | Los Últimos Niños del Bosque

Los Últimos Niños del Bosque, es un libro que cuenta:
Que treparse a un árbol, jugar en un jardín, recoger flores silvestres e insectos, ya no
hace parte de la infancia de los chicos millennials, ahora los millennials albergan una
infancia virtual, que los desconecta totalmente al entorno, donde la luna, el sol, la
lluvia y el aroma a hierbabuena, se recibe o envía por TiK ToK.

2002 | San José La Fiesta del Cuento

Este año comenzamos, de la mano de Edgar Ortiz. Y como todos los buenos momentos no tenemos fotos. Quizás encontremos fotos alguna vez, y si eso pasa, prometido las subiremos.

2008 | Cuentiando pretiliando

Apólogos, fábulas, relatos breves, narraciones orales, historias contadas, todo parece el mismo cuento, el mismo sinónimo emigrante que domestica las palabras, que las seduce, que las conquista, que las embriaga que las desviste… que hace de ellas una aventura, un misterio, un encuentro, una denuncia, un viaje…

2013 | Un nuevo inicio

Las palabras tiene el encanto de mentir, de ocultar, de engañarnos con vocales que desnudan verbos y adjetivos. Nos pueden herir, sangrar y entristecer con algunos monosílabos.

2015 | Leer un cuento es un acto solitario

Leer un cuento es un acto solitario que te tira al sillón, al andén, a la cama. Y si es bueno no te deja respirar o te expulsa de la predecible vida cotidiana, montado en las escritas hojas de otros posibles mundos.

2016 | EDUARDO GALEANO y sus DE MEMORIAS DEL FUEGO

La literatura como expresión artística, es el gran termómetro de lo que piensa y siente una sociedad. Su capacidad de crear personajes, arquitecturas, geografías y todo aquello que embarga el sentimiento humano, promueve un vínculo permanente entre la imaginación y la realidad. Las palabras que son el sucedáneo de su materia y razón de ser. Invaden con premisa o sosiego, la sensibilidad de los lectores. Que son los que determinan, la frontera o el abismo con que se despiertan esas palabras.

2017 | No se hable más

Cualquier ser vivo: respira, come, se reproduce y evacua lo que indigesta el espíritu. Se suma la risa y la capacidad humana de crear un lenguaje e inteligencia que hasta el día de hoy a eliminado el 58% de las demás especies.